Ávila

Ávila ha sido históricamente una provincia ligada al ciclismo. Antes de que afloraran los puertos de rampas imposibles y, quizás también por su cercanía con la capital, los puertos abulenses han sido clásicos en carreras profesionales, sobre todo en la Vuelta Ciclista a España. Carreras que son las que, al fin y al cabo, han dado a conocer en sus orígienes las bondades de nuestra geografía.

El puerto de Peña Negra, desde Piedrahita, nos ofrece unas panorámicas magníficas desde su ascenso.

En los albores de la retransmisión de carreras ciclistas, allá por 1983, un tal Hinault daba el golpe de mano definitivo para hacerse con la carrera en la Sierra de Gredos… el famoso episodio de Serranillos.

Ni que decir tiene que Ávila ha sido y es una tierra fecunda en campeones y una de las provincias españolas con mayor afición a nuestro deporte.

Por suerte hemos tenido la suerte de rodar en muchas ocasiones por sus carreteras, así que, como de otras provincias, intentaremos ir dejando por aquí nuestras vivencias.

Pico, puerto del (por Mombeltrán).