Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.

Andalucía

Cádiz, salada claridad. Granada,
agua oculta que llora.
Romana y mora, Córdoba callada.
Málaga cantaora.
Almería, dorada.
Plateado, Jaén. Huelva, la orilla
de las tres carabelas.             

Y Sevilla.

Canto a Andalucía (Manuel Machado)

Queríamos empezar con  estos versos en los que el mayor de los Machado supo recoger la esencia de una tierra tan variopinta, tan rica como Andalucía: su historia, su arte, sus amables gentes…

A poco que nos hemos desplazado por la región hemos percibido que su orografía es, probablemente, responsable de ello en una gran media. Y nosotros, que nos complacemos en descubrir nuevos rincones, en adentrarnos donde en apariencia no hay nada diferente o sencillamente no hay nada, en perdernos por sus aldeas, por sus intrincados valles, pero sobre todo, por sus montañas, para luego emerger completamente impregnados de sus entrañas, de ninguna de las maneras podríamos haber imaginado hace años que pedalearíamos por tantos y tan diferentes lugares de nuestra tierra. Así pues, todo ello: ríos, montañas, valles, poblaciones, aldeas, ermitas… Poco a poco iremos mostrándolo en esta web desde el prisma -téngase en cuenta- de dos cicloturistas.

El Pico Montero, en pleno Parque Natural de los Alcornocales (Cádiz)

Desde luego, lo que primero caracteriza la orografía de nuestra comunidad es el curso del Guadalquivir que, de este a oeste, surca el mapa atravesando cinco provincias andaluzas (sólo Almería, Granada y Málaga no son bañadas por sus aguas, aunque su cuenca se extienda por todas ellas). Su valle concluye en depresión antes de desaguar al Atlántico.

Por el norte, desde Jaén hasta Huelva, pasando por Córdoba y Sevilla, se extiende Sierra Morena, que se presenta a los ojos como una cordillera erosionada, de no demasiada altitud (curiosamente su techo se ubica en la Sierra Madrona, provincia de Ciudad Real).

Mucho más imponente a la vista resultan las cordilleras béticas o sistemas béticos, que se extienden desde Gibraltar hasta el Cabo de Nao en Alicante, más allá, por tanto de los límites de nuestra región, en la que afecta a Cádiz, Málaga, Córdoba, Granada, Jaén y Almería, provincias todas ellas mucho más montañosas que las que sólo se ven afectadas por Sierra Morena.

Su cota más alta -¿cómo no?- se encuentra en Sierra Nevada (Granada), con el imponente Mulhacén (3.478 m.), que es también el techo de la península.

El paso por estas montañas ha sido desde siempre necesario para el ser humano, bien para el comercio, bien para el cultivo o la ganadería o, más recientemente, para el turismo. Muchos de los puertos existen, pues,  desde la prehistoria, aunque pueda sorprendernos.

En la página de cada provincia intentaremos ir dando cuenta de todos los que hemos ido ascendiendo durante los últimos años, aunque comprenderéis que esta empresa nos llevará un tiempo.

Almería        Cádiz        Córdoba        Granada        Huelva        Jaén        Málaga        Sevilla

Anuncios