Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.


1 comentario

Puerto de El Caballón, la trampa de Sierra Morena.

Estado del firme:*****

Dureza:**

Volumen de tráfico:*

Consejos y sugerencias: es conveniente tener en cuenta varios aspectos, como el calor en verano (sin fuentes hasta Obejo), la dureza de las rampas y la longitud del puerto que, a pesar de que al final es muy tendido, acaba por hacerse largo.

Desde la Era de la Viuda contemplamos el tramo más duro del puerto.

Con una vertiente Oeste bastante dura y continuada en sus pendientes y una Este prácticamente inexistente, la cara oculta de este puerto, la vertiente Sur de El Caballón, se ha revelado como uno de los puertos naturales de mayor dificultad –si no el que más- en la provincia cordobesa. Una subida con todos los ingredientes para hacernos disfrutar de nuestra afición: irregular, larga, exigente y todo ello aderezado, además, por algunos de los más bellos parajes de Sierra Morena.

Curiosamente en Adamuz, bastante lejos de El Caballón, aparece indicado el puerto en cuya cima, como es habitual, no existe cartel alguno.

Hasta llegar al inicio del puerto, partiendo desde Adamuz, habremos de superar una sucesión de repechos que culminan en el puerto de Kilva, desde cuya cima se goza de una espectacular panorámica sobre el valle que excava el río Varas y sobre las montañas colindantes.

Desde el vecino puerto de Kilva vemos el tramo inicial del puerto y, al fondo, la carretera cortando la ladera en la zona de la Era de la Viuda.

Tras un descenso revirado y no exento de peligro, alcanzamos el puente y nos disponemos a comenzar el puerto. Su inicio no es fácil, pues pronto vamos a poner a prueba nuestras fuerzas con rampas que superan el 10%. A nuestra izquierda queda el río cada vez más abajo y enfrente de nosotros se descuelgan del Cerro de la Palma unos riscos que justifican plenamente la denominación de “Pasada de las Piedras del Aire” que recibe la angostura por que fluye el río.

Rampas iniciales en la “Pasada de las Piedras del Aire”.

Al salir de una vaguada a izquierdas la pendiente va a elevarse ostensiblemente hasta situarse en algún momento en el 15%. Menos mal que nuestras pulsaciones volveran a ralentizarse en cuanto concluyamos el primer kilómetro de ascenso. Dejamos atrás la “Pasada” y nos encontramos con un descenso largo, de algo más de un km., hasta llegar a una amplísima vaguada a izquierdas.

Haremos bien en aprovechar el descansillo, pues pronto vamos a enfrentarnos con el tramo de mayor exigencia del puerto. Se trata de 2 km. en que la pendiente media se situará siempre próxima al 10% y con máximas del 16%. Y, para que no podamos poner excusas, un cartel con un letrero de 14% nos avisa del calvario que está por venir.

Una de las pocas herraduras que traza la carretera, justo al inicio del tramo más duro.

Pronto trazaremos una herradura a derechas y nos encontraremos con un breve descansillo. Tomamos aire y nos aprestamos para seguir sufriendo. Remontamos a media ladera, entre olivos y encinas, las Peñas del Halcón en lo que será el km. más duro de todo el puerto. No ayuda en nuestro esfuerzo la visión de la carretera colgada en la Era de la Viuda, un cerrillo que se eleva frente a nosotros en la distancia… mejor volvemos fijar la mirada en el suelo y continuamos impulsando los pedales a fuerza de riñones.

Cierto es que existen pequeños descansillos, sí, pero cada uno de ellos es secundado por un rampón de aupa. No queremos ni imaginar cómo sufriríamos aquí con los rigores del verano haciendo estragos.

Al poco de comenzar el km. 4 termina la primera parte de nuestro particular calvario y, por unos instantes, se abre la panorámica hacia el Sur, donde se adivina, entre colinas, el Embalse de Guadalmellato. Cresteamos siempre en ascenso por las Peñas del Halcón. En efecto, lejos de descender, la carretera sigue subiendo y subiendo, aunque la pendiente ha cejado en gran medida.

En las “Peñas del Halcón” abandonamos el tramo más duro del puerto.

Ahora podemos, por lo menos, tomar aire y deleitarnos con las vistas que se extienden hacia el Noroeste y, por momentos, hacia el Sur.

Paulatinamente iremos girando en dirección Norte en pos de la Era de la Viuda, ese tramo de carretera que antes nos parecía inaccesible y en el que trazaremos una herradura hacia el interior. Pero antes de alcanzarlo retornan las rampas de doble dígito. A nuestra derecha podemos observar buena parte de lo ascendido e incluso atisbamos la carretera del puerto de Kilva, cuyo descenso queda ya tan lejano. Por unos momentos rodaremos en la linde de términos de Adamuz y Villanueva de Córdoba hasta que, finalmente, nos introduzcamos plenamente en este último.

Desde la Era de la Viuda se abre la panorámica.

Al ganar el punto más alto de la Era comienza una parte del puerto que acaba por resultarnos interminable. Podría parecer que hemos coronado, pues encaramos un suave descenso, pero pronto comprobaremos que nada hay más lejos de la realidad. Si teníamos intención de cargar el plato grande, pronto nos veremos abocados a desengranarlo: un nuevo repecho con una rampa al 10% mantenido y que llega a alcanzar el 11% nos persuade de lo contrario.

Por momentos estamos rodeados de encinas, por momentos de olivos. Incluso aparecen algunos pinos aislados, esparto y aulaga. Se suceden las lomas y, cuando hemos coronado el repecho, bajamos un poco y volvemos a afrontar otro. De nuevo el dilema del plato grande nos acucia. Finalmente, ignaros y temerosos por lo que pueda restar, decidimos ser cautos y reservar fuerzas.

En la parte final, más “cómoda”, se alternan repechos y descansillos.

– “¿Cuándo demonios se terminará esto?”- Nos preguntamos conscientes de que no debemos encontrarnos ya demasiado lejos de nuestro objetivo, aunque nos parece que nunca llegaremos al cruce, que nunca alcanzaremos El Caballón.

Como único vestigio de la presencia del ser humano en kilómetros y kilómetros nos encontraremos con distintas fincas y cortijadas que jalonan la carretera y con la frecuente la presencia –principalmente en esta zona- de rebaños de ovejas, vacadas y piaras de guarros entre los incesantes ladridos de perros pastores.

En medio de la más absoluta de las nadas, aparecen algunas fincas como único vestigio de civilización.

Después de bordear la Loma del Caballón –no confundir con el puerto- sobrepasamos la línea de los 650 m. de altitud en torno a la cual nos moveremos durante unos bellísimos kilómetros en que las vistas hacia el Sur, con el embalse de Guadalmellato escondido tras varias líneas de colinas, nos extasían.

Esta zona elevada y abierta queda expuesta a la acción del viento que, caso de manifestarse, podría añadir el punto de dureza que le falta a este trecho en que la pendiente, muy constante, se ha suavizado notablemente.

Obejo es como un “oasis” en mitad de la sierra.

Por fin, tras un nuevo repecho algo más acentuado, tenemos visión, por vez primera, de la carretera de Obejo a Villanueva. Descendemos durante unos cientos de metros contemplando en toda su extensión la Dehesa de los Pedroches y, por fin, giramos a la izquierda en el cruce, trazando una curva de herradura.

Un último esfuerzo nos va a exigir el Caballón, pues esta última rampa se las trae. Quedan unos 400 m. hasta la cima del puerto, pero todos ellos –salvo los metros finales en que la pendiente suaviza- por encima del 10%.

Última rampa del puerto con la dehesa de Los Pedroches al fondo.

Una vez arriba, comenzamos a pensar en objetivos inmediatos: próxima parada, Obejo. Pero antes disfrutemos del momento y, sobre todo, de los más de 6 km. de merecido descenso hasta el río Cuzna.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa:

Anuncios


Deja un comentario

Y lo que te rodaré, morena: de puertos por la Sierra Morena Cordobesa.

Subimos a Obejo por el Collado de la Fuensanta procedentes de Villaharta.

La capital cordobesa viene siendo en los últimos tiempos uno de los baluartes del ciclismo en su vertiente profesional, toda vez que en la cicloturista lo ha sido desde hace décadas. La simbiosis entre cultura y deporte, cada vez más arraigada en el mundo del pedal, encuentra en Córdoba una de sus máximas expresiones. Buena culpa de ello se debe a la excelente ubicación de la ciudad al pie de la Sierra Morena y las múltiples vías de acceso a la misma. Tal es el caso de la conocidísima subida a Las Ermitas, varias veces afrontada en la Vuelta a España por algunas de sus distintas vertientes. Por otra parte, lejos ya de la ciudad, la misma Sierra Morena cobija un sinfín de “sorpresas” que afloran en mayor número por las inmediaciones de Obejo, un pequeño pueblo en mitad de la sierra con diferentes y tortuosos accesos que, para nuestro disfrute, están siendo acondicionados en los últimos tiempos y cuyo máximo exponente es, quizás, el durísimo puerto del Caballón.

“Córdoba, lejana y sola”.

Vistas de Córdoba desde la carretera de Las Ermitas con las cumbres de Sierra Nevada de fondo.

La milenaria ciudad califal ha sabido conjugar perfectamente el frenético ritmo de vida actual con la elegante parsimonia de su monumental historia. El resultado es el de una ciudad moderna insertada en uno de los cascos históricos más grandes e importantes de la vieja Europa -declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984-, lo que le ha valido, junto con otras ciudades españolas, la candidatura para convertirse en capital cultural europea en 2016.

Probablemente su mezquita se ubique entre los más brillantes monumentos de época musulmana construidos en occidente, lo que ha convertido sus bellísimas arcadas en el emblema reconocible de la ciudad.

El centro de la urbe está compuesto por un intrincado laberinto de callejuelas que se entrelazan en la judería, graciosamente ornadas por flores celosamente cuidadas. Ya en mayo, Córdoba termina de engalanarse con las notables festividades de las cruces y el concurso de los patios, a cual más hermoso, para orgullo de los cordobeses.

En las afueras, la antigua Medina Azahara ha sido restaurada, aunque apenas sí podemos hacernos una idea de la grandiosidad de una construcción que competía con la Alhambra de Granada en belleza y a la que más abajo dedicaremos unas líneas.

Pero, parafraseando a Juan Goytisolo, “no es moro todo lo que reluce”. Y es que a orillas del río grande de Andalucía se asentaron previamente los romanos, que otorgaron a Corduba la capitalidad de la provincia Bética. Todavía hoy vadea el río con sobriedad y elegancia el puente romano, por citar el más eminente de los restos de esta época.

Sin embargo, Córdoba no es sólo una ciudad rica por sus piedras, sino que aún lo es más por sus hombres. Hombres que han dado brillo al nombre de la ciudad por todos los rincones del orbe, tales como los filósofos Séneca, Averroes y Maimónides, el del insigne poeta Luis de Góngora o el del pintor Julio Romero de Torres.

Las carreteras que ascienden a las sierras colindantes nos regalan siempre excelentes vistas sobre la capital cordobesa.

Del crisol de culturas que habitaron la ciudad a lo largo de su historia queda también una excelente y variada herencia gastronómica, cuya bien merecida fama abandera el exquisito salmorejo cordobés, deliciosa sopa fría a base de pan, agua y productos de la huerta que, especialmente en verano, nos reconfortará mejor que cualquiera de las bebidas energéticas que se encuentran en el mercado.

No podíamos olvidarnos del aceite cordobés, cuya calidad lo sitúa entre los mejores del mundo. Precisamente el olivar será también compañero de ruta allá por la Sierra Morena, antes de que, camino de los Pedroches, dé paso a la dehesa de mayor extensión de Europa.

Ni tan lejanas ni tan solas nos parecen a nosotros las torres de Córdoba como al poeta granadino Federico García Lorca, por lo que nos vamos a disponer a tentar las rampas de dos de sus puertos, los que nos han parecido que tenían mejor cabida como presentación de una sierra poco conocida por el público en general, la Sierra Morena. Pero Córdoba, la Córdoba ciclista posee más, mucho más… Y lo que te rodaré, Morena.

De la medina a las ermitas:

Subida al Alto de San Jerónimo desde Medina Azahara.

Ironías de la historia, siempre caprichosa, nuestra primera incursión en la sierra cordobesa nos lleva desde la suntuosidad de una ciudad palacio hasta la austeridad propia de los eremitas. Entre medias, poco más de una docena de kilómetros de separación.

Cuando el omeya Abderramán III proclamó el califato de Córdoba allá por el S. X vio la necesidad de mostrar su poder ante los enemigos, principalmente los del norte de África y próximo oriente. En este contexto surge Medina Azahara, una ciudad palacio a pocos kilómetros de Córdoba, destinada a hacer patente la prosperidad alcanzada por el califato. Se ubicó en las faldas de Sierra Morena extendiéndose hacia la vega de manera escalonada. Toda una red de canales tuvo que ser construida para traer el agua a la ciudad, así como una importante infraestructura viaria. En la parte más alta se situó el palacio dominando el resto de la ciudad, en la terraza media se situaban los edificios administrativos y las viviendas de los personajes ilustres, mientras que, siguiendo el orden social decreciente, la tercera y última terraza correspondía a las gentes del pueblo, localizándose también allí la mezquita, los baños y el mercado.

La riqueza ornamental de los restos conservados y restaurados hacen pensar que el emplazamiento arqueológico se situaba a la altura artística, si no por encima, de la Alhambra de Granada. Sin embargo, tamaña expresión de boato sólo pervivió durante unas cuantas décadas, pues las guerras interinas y la pronta desmembración del califato en Reinos de Taifas postergaron Medina Azahara al abandono y la paulatina destrucción.

Las ermitas, son por el contrario, la máxima expresión de la sobriedad y simplicidad propias del retiro espiritual. En su origen los ermitaños se congregaban en chozas en torno al castillo de la Albaida y la Arruzafa y sólo a principios del S. XVIII se empezaron a construir las ermitas en el denominado Cerro de la Cárcel, donde hoy día se conservan un total de trece y una capilla. La visita del recinto incluye el Paseo de los Cipreses con la parada obligada en la Cruz de Humilladero, dedicada al Conde de Torres Cabrera, donde una calavera nos recuerda nuestro implacable destino: “Como te ves, yo me vi. Como me ves, te verás. Todo para en esto aquí. Piénsalo y no pecarás”. Seguro que, tras llegar hasta allí pedaleando, haremos nuestras las palabras talladas en la piedra.

Además de las ermitas, destaca en el conjunto el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que en su excepcional ubicación preside la ciudad desde un mirador que ofrece una de las mejores y más recomendables vistas de la misma.

A caballo entre el olivar y la dehesa:

Las durísimas rampas del puerto de El Caballón dejarán marcadas nuestras piernas.

Alejándonos de la capital, introducidos de pleno en Sierra Morena, nos vamos a aventurar por remotos parajes apartados de la presencia humana. Algunos cortijos supondrán el único contacto con la civilización. El resto lo completan el olivar y la dehesa.

Entre Adamuz y Obejo, por kilómetros de estrecha y sinuosa carretera se encuentra el puerto del Caballón. Un continuo de valles y ríos con mayor o menor caudal conforman la comarca del río Guadiato -que, no obstante, fluye más lejos, hacia el Oeste-, que linda con la vecina comarca de Los Pedroches. En medio de la nada, como un oasis en el desierto, encontramos Obejo, la trampa de Sierra Morena.

Llegamos a Obejo procedentes del río Cuzna.

Cualquiera de los accesos a esta localidad serrana nos supondrá un buen esfuerzo, ya que contamos no menos de quince puertos en sus alrededores, la mayoría calificables como de segunda categoría. El propio pueblo ubicado a más de 700 m. de altitud cuenta con distintas vertientes de ascenso, muy interesantes todas ellas, siendo sin duda las occidentales, las que vienen remontando desde el río Guadalbarbo por la Fuenfría, las de mayor belleza.

El acceso por el norte es relativamente más cómodo, aunque el estado de las carreteras es deleznable, principalmente la que, procedente de Pozoblanco, asciende hasta el puerto del Castaño (801 m.) por el cortijo de la Canaleja. Afortunadamente se ha aprobado su reasfaltado por las autoridades competentes, esperemos que más pronto que tarde.

Por el sur, la vieja carretera que procede del Embalse de Guadalmellato cuenta con varios repechos de interés y, sobre todo, con el largo y duro ascenso al collado de Arroyo Hondo (719 m.), que se corona en las proximidades del pueblo.

Collado de Arroyo Hondo con el embalse del Guadalmellato al fondo.

Desde el oriente destaca, con nombre propio, el mencionado puerto del Caballón, que es el que aquí nos atañe. Situado prácticamente en una encrucijada de tres caminos, sólo dos de sus vertientes resultan de interés para el ciclista: la más corta, desde el río Cuzna, que cuenta con algo más de 6 km. por encima del 7% de pendiente media, y la más larga y dura, aunque también irregular, que se inicia en el puente sobre el río Varas, rozando por dureza –y en no menor medida por belleza- la primera categoría.

Lo abrupto de la geografía de toda esta zona contrasta con la monotonía paisajística, formada esencialmente por olivos, excepto en aquellos lugares donde hace acto de presencia la dehesa, que irá ganando terreno hacia el oriente cordobés, mientras que la fauna, ésta sí variada, que habita estos andurriales está representada esencialmente por el jabalí, el zorro, la nutria y el ciervo, a más de aves como perdices, mochuelos, cernícalos, águilas, córvidos, etc.

Sin duda unos parajes ideales para perderse –o encontrarse- a lomos de nuestra inseparable flaca.

Alto de San Jerónimo – Las Ermitas.

Puerto de El Caballón.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.