Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.

Collado de Ítrabo, en las estribaciones costeras de la Sierra del Chaparral.

1 comentario

Estado del firme:*****

Dureza:**

Volumen de tráfico:**

Consejos y sugerencias: aunque el esfuerzo no será muy prolongado, la clave del puerto consiste en  mantener un ritmo de ascenso constante para no asfixiarnos.

El tramo final del puerto, más abierto, concede unas excelentes vistas hacia la Sierra de la Almijara.

No es ésta de Ítrabo una de las mayores dificultades que nos vamos a encontrar por los parajes próximos a la Costa Tropical granadina, pero desde luego sí que requerirá de nosotros un corto aunque intenso esfuerzo para superar sus rampas.

Iniciamos el puerto en un pequeño puente justo a la entrada de Jete.

Coincidiendo en su inicio con la archiconocida carretera de la Cabra Montés, partiremos desde la entrada a Jete, una localidad pequeña, aunque famosa por los excelentes caldos de Horacio Calvente y sus cultivos tropicales no menos que por su rica gastronomía. Mediado el segundo kilómetro nos desviaremos a la derecha hacia Ítrabo y Molvizar por una carretera en excelente estado. Tras el cruce nos situamos en un puentecillo a partir del cual principiaremos el “verdadero” collado de Itrabo, de apenas 4 km. de longitud, pero con una pendiente media próxima al 9%. Que la máxima “sólo” alcance el 11% es indicio de que no hallaremos grandes altibajos en la cuesta, sino una rampa constante, casi única, que ni concede descansillos, ni presenta sobresaltos en forma de rampas imposibles.

Abandonamos la carretera de la Cabra Montés en dirección a Itrabo y Molvízar.

En ese sentido, nos bastará con imponernos un ritmo que seamos capaces de mantener durante el puerto e ir regulando bien nuestras fuerzas.

Entre altos taludes en primer término y riscos de blanca caliza monte arriba pedaleamos encajonados, casi emparedados por la montaña. La sensación de asfixia habitual en época estival debe verse incrementada notablemente por la baja velocidad –la más alta que podemos, no obstante- que somos capaces de imprimir a nuestras bicicletas.

Carretera entre taludes con el Barranco de Bodíjar a nuestras espaldas.

Será matorral lo que casi siempre cubra unas laderas en que, por otra parte, ralean los frutales: quizás el terreno sea demasiado abrupto o tal vez inapropiado para el cultivo en bancales tan al uso en esta zona, aunque encontremos algunos en laderas casi verticales. Luego, como en casi toda Andalucía, aparecerán algunos olivos.

Así llegamos al  denominado como Barranco de Bodíjar. Con este nombre de Bodíjar también existe una ermita en la carretera que continúa hasta Otívar, poco después del desvío que hemos tomado hacia Itrabo, a la cual acuden en peregrinación los lugareños el último domingo de abril desde hace varios siglos. Pues bien, destaca la angostura por ser especialmente apropiada para la práctica del rápel y el barranquismo contando con varias cascadas, una de las cuales alcanza los 40 m. de altura.

La Sierra del Chaparral con la carretera de la Cabra Montés al fondo.

Cuando por fin salimos de la garganta en que iniciábamos el puerto, la Sierra del Chaparral se deja ver a nuestras espaldas con sus características cumbres blancuzcas y con la carretera de la Cabra Montés zigzagueando a media ladera. Y en las lomas próximas sí que parecen abundar los cultivos subtropicales propios de la comarca.

Tras curvas abiertas y largas rectas sin tregua se atisba el collado en que se sitúa el alto, bien fácil de percibir. Alcanzamos los hitos kilométricos muy muy lentamente y en el momento en que vemos el p.k. 3 resoplamos con cierto alivio, pues antes del 4 ya habremos coronado. La panorámica se abre permitiendo excelentes vistas sobre la Sierra de la Almijara, concediéndonos algún que otro cuadro de gran belleza.

Última curva del puerto nuevamente entre taludes.

Ladera arriba se distingue perfectamente la última curva a izquierdas y lo que parece el antiguo trazado por el exterior de la montaña. Y es que el puerto acaba casi como empieza: entre taludes. Tras torcer la última curva de herradura a izquierdas, ganaremos el alto en un cambio de rasante casi imperceptible.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa:

Anuncios

Un pensamiento en “Collado de Ítrabo, en las estribaciones costeras de la Sierra del Chaparral.

  1. Pingback: Al sur de Granada, Almuñécar-La Calahorra | Andalucía Cicloturismo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s