Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.


Deja un comentario

Puerto Padrona, reducto de lobos.

Estado del firme:**

Dureza:*

Volumen de tráfico:*

Consejos y sugerencias: nos diponemos a remontar un puerto muy largo y, aunque sus rampas no son en absoluto exigentes, es preferible tomárselo con paciencia y disfrutrarlo, no sea que al final se nos atragante. Debido a sus características, nos parece ideal para los primeros contactos con cuestas de la temporada.

Primeras estribaciones del puerto con el embalse de El Pintado al fondo entre dehesas.

Tomando como referencia la localidad de Cazalla de la Sierra en el Norte de la provincia partimos hacia el Embalse del Pintado por la SE-179. Atravesada la presa, comenzamos a subir el puerto en dirección a El Real de la Jara.

Un tramo de adoquinado cruza la obra del embalse que abandonamos justo en la primera rampa del puerto, que resulta ser, curiosamente, la más dura del mismo.

Acaba el adoquín y comienza el puerto

El inicio es muy irregular, alternando subidas y bajadas por una zona de lomas plagadas de olivos, sólo después de tomar una vaguada a izquierdas la pendiente ascendente se hará constante y siempre en torno al 3%, con 3 km. finales por encima del 4% hasta alcanzar el Collado de la Sal. Serán, pues, 9 km. de ascensión continua, aunque muy tendida y con descansos, pues el puerto no nos castiga en ningún sentido y sólo nos presentará un mínimo de dificultad con alguna rampa suelta al 8% y un estado del firme que, mientras no lo arreglen, se encuentra muy rugoso en incluso algo roto en varios puntos.

Largo, tendido e irregular son los tres adjetivos que definen mejor el “carácter” del puerto.

A medida que vamos dejando el embalse por debajo de nosotros, notamos el cambio en el paisaje y en la vegetación: ganamos una buena panorámica sobre la sierra circundante y los olivos ceden su sitio a unos pocos eucaliptos y, posteriormente, al bosque autóctono mediterráneo en el que destacan alcornocales, encinares y quejigales.

Remanso de sosiego, alejado del tráfico y del ruido. Sus números no dicen gran cosa, pero se disfruta como pocos puertos.

La verdad es que resulta un ascenso muy agradable por el constante curveo, incluso cambiamos en alguna ocasión de ladera no alcanzando, de hecho, hasta bastante más arriba la Sierra Padrona que le confiere su nombre al puerto.

Después de los 3 km. al 4% bien merece la pena un alto en el mirador del puerto del Quejigo donde una estatua con un lobo aullando nos advierte de su presencia –cada vez menor- por estos lares… mejor será, por si acaso, que no nos sorprenda la noche por aquí.

El mirador con el característico lobo invita siempre a realizar un alto en el camino.

Por otro lado, es común divisar alguna rapaz vigilante planeando por los cielos de Padrona. Las magníficas vistas desde este otero, así como desde la carretera, sólo son afeadas por las estructuras metálicas que conducen la luz eléctrica, tan necesaria para las poblaciones.

Afrontamos, después del alto en el camino, un tramo prácticamente llano durante un kilómetro y luego otro de descenso para afrontar el último trecho de subida ya, por fin, en la Sierra Padrona. Este último tramo vuelve a ser un tanto irregular, pero sin mayor dificultad que una rampa al 8% para concluir poco antes de un cruce que, por una pista de tierra, nos llevaría hacia el puerto de los Recoberos y algunas fincas cercanas.

Últimas estribaciones del puerto con alguna pradera, más bien clarete en medio de la dehesa.

La bajada hacia El Real de la Jara es, a pesar de la estrechez de la carretera, muy agradable, aunque cortada constantemente por repechos. No obstante, si nos decidimos a bajar por donde hemos subido, es recomendable extremar precauciones porque el descenso esconde más de una curva complicada.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa:

Anuncios


Deja un comentario

Órgiva – Órgiva: Alpujarra 5x

Distancia: 202 km.

Desnivel acumulado: 5.211 m.

Dificultad:*****

Características: ruta circular de gran montaña -como nos gusta- con el tránsito de cinco puertos de primera categoría por La Alpujarra granadina. El recorrido propuesto, no obstante, se puede variar fácilmente al gusto de cada cual recortándolo o, incluso, prolongándolo. Nuestra intención no es otra, como siempre, que la de dar a conocer las posibilidades de una determinada zona.

Fuentes conocidas: encontraremos fuentes poco antes de coronar puerto Camacho, en el descenso del alto de Polopos camino de Albuñol (aunque es fácil que nos pase desapercibida), al poco de entrar en Albondón hay un par más, otra en Murtas y otro par en Alcútar y Juviles. Por último, hay una concluyendo el descenso del Portichuelo de Cástaras.

Recomendaciones: a más de contar con una correcta preparación física, es recomendable el empleo de un desarrollo adecuado, sobre todo porque las pendientes del último puerto así lo van a exigir. En cuanto a la época del año, conviene evitar tanto la de más calor como la de más frío, por motivos obvios, aunque yendo bien pertrechados no tiene por qué haber ningún problema. Por lo demás, el turismo gastronómico es de obligado “estudio” por parte del cicloturista que se adentre por la zona.

Las duras rampas del Alto de Torvizcón serán la última dificultad de entidad en la ruta, aunque aún se habrán de superar varios repechos hasta Órgiva, incluido el ascenso al propio pueblo.

Catálogo de puertos transitados:

Puerto Camacho (1ª cat.) *el puerto se sitúa en el p.k.12, aunque se continúa hasta el cruce del km. 16.

Alto de Polopos (1ª cat.) *sólo hasta el cruce del p.k. 14,6.

Alto de Albondón (1ª cat.) *desde la rotonda del p.k. 8,8 hasta el cruce del p.k. 24,6.

Cruz de Juviles (1ª cat.) *desde el cruce del p.k. 1,6.

Alto de la Contraviesa (1ª cat.) *el puerto se corona en el p.k. 12,2. Se continúa hasta el cruce del p.k. 13,3

De un tiempo a esta parte, a rueda de “La Quebrantahuesos” o “La Perico”, están proliferando por todo el territorio nacional un sin fin de marchas cicloturistas que, a parte de promocionar el ejercicio físico entre la población, proponen un escaparate turístico incomparable de los lugares por donde se transita. La práctica de la bicicleta es cada vez vista con mejores ojos por los empresarios del sector, que han encontrado un filón en este nuevo “nicho de mercado”.

Este florecimiento de las marchas -a las que nosotros no somos ciertamente muy asiduos- también se está notando en nuestra comunidad. Y nos ha llamado poderosamente la atención, sobre todo por los magníficos recorridos que se proponen en ocasiones y por la dureza de alguno de ellos.

El alto de Polopos por kilometraje y pendiente media sería el más duro de toda la ruta.

Es por eso por lo que hemos decidido inventarnos una especie de marcha, de esas que se denominan “extremas”, con unos 5.200 m. de desnivel positivo acumulado en un total de cinco puertos de primera categoría (y varios repechos “no puntuados”) por una zona en la que, nos consta, ya se están organizando rutas con cierto éxito.

Puerto Camacho, primera dificultad de la ruta, se afrontará prácticamente “a balón parado”.

Que Órgiva no sea a día de hoy una de las ciudades de referencia para los ciclistas a nivel internacional como puedan serlo Le Bourg d’Oisans y Pau en Francia o Bormio y Madona di Campiglio en Italia, por citar un par de ejemplos en los países con grandes rondas por etapas, nos resulta de todo punto incomprensible a tenor, por lo menos, de las posibilidades deportivas que presenta la localidad alpujarreña (no es nuestra intención -ni nos interesa- comparar el potencial de estas ciudades en otros ámbitos).

A lo que vamos es a que a cualquier aficionado el nombre de Órgiva debería evocarle términos como “montaña”, “dureza”, “ciclismo” y “épica”, algo que, por desgracia, no suele ser así, al menos no de forma generalizada.

Largo y constante, Albóndón supondrá un buen desgaste de cara a los kilómetros finales de ruta.

Si pensáis que exageramos, podéis examinar la ruta propuesta al detalle. Con cada uno de los puertos kilómetro a kilómetro y compararla con cualquier etapa reina de alta montaña de cualquiera de las tres grandes carreras. Estamos seguros de que habrá pocas etapas a lo largo de la historia con las que no admita parangón… y eso que apenas hemos sobrepasado el límite de los 200 km. de distancia.

El más largo y desconocido, además de muy irregular, de todos los puertos ascendidos será la Cruz de Juviles por Yátor, una subida que nos introduce en Sierra Nevada por la Alpujarra Alta antes de regresar a la Sierra de la Contraviesa.

Mapa de la ruta: