Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.

Alto de La Farrapona, Lagos de Saliencia

Deja un comentario

Estado del firme:****
Dureza:***
Volumen de tráfico: *
Consejos y sugerencias: puerto largo y pajarero, sobre todo porque los metros acumulados de ascenso acaban pagándose, sin lugar a dudas, en los kilómetros finales. Si no estamos en forma, lo mejor es ir con el “freno echado”.

La impresionante zona final de La Farrapona, además de dura resulta de lo más escénica.

Desde que hace unos pocos años se asfaltasen los kilómetros distantes entre Saliencia y el Alto de La Farrapona, probablemente éste sea uno de los puertos más visitados por los ciclistas tanto astures como foráneos. Y es que, por si fuera poco, el asfaltado vino apadrinado por la celebración de un final de etapa de la principal carrera ciclista del país, La Vuelta, lo que le otorgó una cierta fama en el mundillo merced a las imágenes que se pudieron ver por la televisión.
Junto con esos kilómetros finales, que son los de mayor fuste, el ascenso considerado como lo hacemos nosotros desde La Riera cuenta con un total de veinticuatro, aunque hay que admitir que muchos apenas sí pasan de falso llano.
El caso es que desde esta localidad la tendencia sera siempre ascendente y, por tanto, no nos pareció descabellado incluir unos primeros cinco kilómetros compartidos con el vecino puerto de Somiedo que nos parecieron de gran belleza.

Cruce hacia el Puerto de San Lorenzo. Nosotros seguimos rectos hacia Pola de Somiedo.

Así pues, donde mismo concluye –o empieza, según se mire- el descenso del puerto de San Lorenzo, daremos comienzo a este eterno alto de La Farrapona, junto al puente nuevo (un poco más adelante veremos el antiguo, vestigio de la vieja carretera y que, al decir de los lugareños, sería de factura romana, dato muy en entredicho).
Al dejar atrás el cruce, una vez pasada la Central Hidroeléctrica de La Riera, nos vamos a adentrar en la garganta excavada por el río Somiedo en dirección a la capital del Concejo, Pola de Somiedo. Estos primeros kilómetros remontarán su curso por una estrecha angostura en la que la carretera apenas sí presentará algún sobresalto en forma de rampa. En cambio, un agradable curveo nos mantendrá distraídos en lo que no es más que un largo calentamiento… tan largo que lo mismo acabamos sobrecalentando el motor.
Dejamos atrás varios cruces hacia brañas o aldeas e incluso pasamos pegados a una de ellas, Castro, momento a partir del cual la pendiente asciende ligeramente y torna nuestro pedalear más pausado.
A nuestro juicio una de las claves del puerto reside en no cebarse en estas rampas, ya que son mucho kilómetros de ascenso y porque, además, nos toparemos con algún kilómetro de entidad antes de los seis finales. Aquí podemos dejarnos unas fuerzas que habremos de echar de menos más tarde.

Varios túneles jalonan los primeros kilómetros del ascenso.

A través de una frondosísima vegetación que por momentos llega a cubrirnos, alcanzamos también al primero de los cuatro túneles que habremos de atravesar, túneles que, por cierto, no cuentan con iluminación. En otras ocasiones la carretera se engasta en la roca horadándola y dejando la sensación de que la montaña pende sobre nuestras cabezas. Verdaderamente imponente nos ha parecido este tramo angosto que remonta el río Somiedo.

Cruce hacia Saliencia en plena garganta del río Somiedo.

Tras el segundo de los túneles alcanzamos el cruce que nos lleva hasta Saliencia y abandonamos la carretera de Pola. Tras un puentecillo sobre el río Somiedo atravesaremos el tercer túnel, más largo -y por tanto peligroso- que los anteriores.
Al salir del túnel poco habrá cambiado, por no decir que tan sólo el nombre del río que remontamos, el Saliencia. Y es que continuamos por una bellísima angostura entre paredes calizas y abundante vegetación. Imposible no sucumbir ante los encantos de las tierras asturianas.
Una solitaria rampa al 10% nos avisa de un próximo cambio en la pendiente, ya que en breve tendremos que vérnoslas con el primer kilómetro serio, simple anticipo de lo que vendrá más tarde.
En éstas atravesamos el último de los túneles y comenzamos a notar que la angostura comienza a abrirse, como si la cima de las montañas se hubieran retirado para dar paso a la luz del sol mientras la cuesta vuelve a darnos respiro.
Vamos camino de la decena de kilómetros y no terminamos de tener la sensación de estar ascendiendo un coloso, aunque desde luego estamos disfrutando de lo lindo.

Después de abandonar el río Somiedo, nos recibe la garganta que excava el río Saliencia.

Llegamos a otra de las aldeas con que nos toparemos en el camino, Veigas, que conserva las casas típicas con techo tejado vegetal y algún que otro hórreo.
Al punto llegamos a la altura de Villarín, que nos queda a nuestra derecha por debajo del nivel de la calzada, y definitivamente la hoz del río Saliencia ha tornado valle.
Lo que sigue sin terminar de arrancar es la subida franca del puerto, pues nuevamente disfrutaremos de varios descansillos. Sin embargo, esta situación también está a punto de cambiar.
En efecto, camino de Arbellales cambia por completo el pasodoble con una sucesión de rampas por encima del 10% que durante más de kilómetro y medio nos van a despejar las dudas que nos planteaba la dureza del puerto. Si analizamos la situación, nos damos cuenta de que llevamos medio puerto y tan sólo hemos superado poco más de 400 m. de desnivel y aún nos quedan unos 800 m… Lo mejor aún está por llegar.

Herradura camino de Arbellales en el que es el primer tramo de dureza del puerto.

Trazamos una primera curva de herradura que nos ofrece unas magníficas vistas hacia la garganta que hemos dejado atrás y, de seguido, una segunda junto a la entrada a la aldea de Arbellales. Tras un nuevo respiro después de la curva, el repecho se vuelve a endurecer hasta alcanzar el 14% de pendiente máxima, una de las puntas más altas de todo el ascenso.
Al coronar el repecho nos encontraremos por primera vez con un tramo de descenso prolongado, en concreto se trata de unos 500 m. que dan para echar un par de tragos de agua y poco más. Pronto vuelve la cuesta con duras rampas en lo que nos ha parecido el tramo más irregular de este puerto.
En unos cuantos cientos de metros llegamos a Endriga, última aldea antes de Saliencia, más concretamente pasamos junto a la Iglesia de San Salvador (ss. XVII-XVIII). Allí mismo un rampón que alcanza el 13% nos deja en un nuevo descansillo, a la postre el último que encontraremos. Poco a poco nos va embargando la sensación de encontrarnos en una zona de alta montaña, el valle del Saliencia va destapando sus más elevadas cumbres.

Tras Saliencia el valle se abre mostrando las cumbres que lo coronan.

Tras casi dos kilómetros muy tendidos llegamos a Saliencia, última y más elevada localidad del valle al que da nombre. Una vez superada la localidad la pendiente volverá a elevarse paulatinamente hasta que, atravesado un puente, se sitúe en torno al 8-9% constante: he aquí la verdadera dureza del Alto de la Farrapona, los últimos kilómetros que hace poco eran pista de tierra. Y he aquí también el tramo más espectacular, sobre todo cuando enfilemos el collado rodeado de bellísimas cumbres y un manto verde por doquier…

La zona alta del puerto nos ofrece panorámicas para el recuerdo.

Perdiendo cadencia en el pedaleo y ganando pulsaciones, hacer avanzar la bicicleta se ha convertido ahora en una tarea fatigosa. Sin duda, pagamos también la alegría con que devorábamos los kilómetros iniciales.
Por suerte, el entorno compensa con creces el dolor de piernas y, al fin y al cabo, sabíamos dónde nos estábamos metiendo. Así que, levantamos el pie y regulamos fuerzas, porque el puerto se está haciendo largo y aún nos resta lo peor.
Después de trazar una serie de curvas, la carretera vuelve a encajonarse entre montañas y la vegetación se vuelve a espesar en una larga recta. Al final de la misma se abre un claro y vemos por fin el collado y el trazado de la carretera con las curvas finales. Por más que uno haya visto en fotos, televisión o le hayan contado, el puerto supera con creces las expectativas generadas. Por momentos se llega uno a olvidar del esfuerzo. Hasta tal punto logramos extasiarnos.

En un lugar así es fácil olvidar incluso el dolor de piernas.

Aunque la pendiente es más o menos homogénea, hay que notar que cuenta con muchas puntas por encima del 10%, aunque sin especial continuidad. En muchos casos la pendiente se dispara en el interior de una curva o a su salida para bajar de inmediato. Lo que no engaña es la pendiente media de todo el tramo.
Ni que decir tiene que cuando comenzamos a trazar curvas, la carretera nos ofrece unas excepcionales panorámicas de todo el valle. Como luego bajaremos por aquí -ya que la vertiente leonesa hasta Torrestío se encuentra sin asfaltar- nos tomaremos nuestro tiempo para deleitarnos y tomar fotos.
Tras la última de las herraduras aún restará un kilómetro hasta el alto. Si el viento nos ha estado soplando de cara, aquí se hará más molesto por la ausencia de arboleda y porque seguimos una línea recta cuasi perfecta.

La eterna recta final.

Al llegar a la cima encontramos un pequeño aparcamiento y, a nuestra derecha, se ubican los Lagos de Saliencia, hasta donde se puede llegar por pista de tierra. Se trata de un conjunto de lagos de origen glaciar situados dentro del espacio del Parque Natural de Somiedo y fueron declarados “monumento natural” en 2003.
Como la pista no está en condiciones para la flaca, nos conformamos con tomar una foto con el cartel del puerto y volver por nuestros pasos.

Con el cartel del puerto la foto es de rigor.

El descenso promete aún más que la subida.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.


Mapa:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s