Andalucía

Comenzamos una nueva etapa

Después de varios años de fructífera colaboración con www.altimetrias.com, hemos querido iniciar un proyecto propio en el que hacer públicos nuestros trabajos sobre puertos y enriquecerlos también con rutas que hemos realizado o, simplemente, que queremos recomendar.

Para esta primera entrada nos hemos decidido por recuperar el primer trabajo que llevamos a cabo para Desde la Cuneta, hace ya más de un año. Esta revista, desde entonces, mucho ha variado y mejorado en su formato hasta el punto de que aquel primer número “experimental” ha quedado obsoleto. Como ya no puede descargarse, hemos decidido ir publicando aquí por entregas aquel artículo con algunos pequeños cambios, básicamente adiciones, respecto al original.

Se titulaba Puertos de Jaén I, De paso por las sierras de Segura y Las Villas, y comenzaba tal que así:

La sierra de Las Villas desde el mirador del Collado de la Traviesa

Fieles siempre a nuestra filosofía, en este primer número de Desde la Cuneta no hemos querido dejar pasar la ocasión de presentaros un buen puñado de puertos de paso -de considerable dureza en algunos casos- aportando algo de luz con ello a una de las provincias menos exploradas por el ciclismo en su vertiente profesional y cicloturista. Poco se conoce de Jaén, a nivel general, más allá de la Pandera o, en menor medida, de la Allanada del Santo, recientemente estrenado por la Vuelta a Andalucía como final de etapa. Tan sólo la escasa media montaña últimamente aparecida en la ronda española o la antaño empleada por la andaluza con puertos casi olvidados como, por ejemplo, la Martina (recuperado para 2013 por la Vuelta a España).

Así pues, en la primera entrega de la serie “puertos de Jaén” nos introducimos en algunos de los más recónditos rincones de la sierras de Segura y las Villas, buceando por el omnipresente mar de olivos jiennense para emerger luego, bien altos, en el más extenso pinar que conocen los bosques de toda Europa. Entre medias nos aguardan durísimas rampas, largos escollos que superar a lomos de nuestra bici… ¿Te animas a escalarlos con nosotros?

El Embalse del Tranco de Beas desde la subida al Yelmo

La sierra: espacio natural, ámbito rural.

El Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, enclavado en el noreste de Andalucía, ocupa todo el este de la provincia de Jaén en linde con las provincias de Albacete, Murcia y Granada y constituye con sus 209.920 ha. el espacio protegido más extenso de España. Se extiende por tres comarcas jiennenses: la del Alto Guadalquivir – que dejaremos para otra ocasión-, donde se ubican las Sierras de Cazorla y de El Pozo; la de la Loma y las Villas, que ocupa un 7% aproximadamente del territorio del parque; y, por último, la Sierra de Segura, que con el 68% comprende la mayor extensión del Parque.

Su relieve, quebrado, abrupto, escarpado va desde cotas que sobrepasan los 2.000 m., como el pico Cabañas, hasta los 600 m. en el fondo de los valles. Las rocas calizas han conferido a la montaña un peculiar paisaje en que la erosión ha protagonizado un papel fundamental: profundos valles, lapiaces, grutas, hoquedades de todo tipo… han propiciado sutiles cambios en el paisaje que hacen que prácticamente cada rincón de la sierra nos parezca diferente a los demás.

Por otra parte, una variada flora, regada por las elevadas precipitaciones y los cursos de los distintos ríos que bañan la sierra, crece por doquier, existiendo numerosas especies endémicas, como la viola cazorlensis, y otras muchas en peligro de extinción. A ello se une una floresta formada en su mayor parte por un vasto pinar, el más extenso de Europa, olivar en el fondo de los valles y la típica vegetación riparia en las márgenes de los cursos de agua.

El ecosistema lo completa una rica fauna que domina tanto el medio acuático, como el terrestre y el aéreo: truchas, barbos, lucios…; ciervos, cabras monteses, jabalíes, muflones…; águilas, buitres, quebrantahuesos… Son sólo algunos de los más notables inquilinos que hospedan estos parajes.

Sin embargo, este espléndido espacio natural ha visto cómo desde la prehistoria otro morador lo viene ocupando. En efecto, la existencia de pinturas rupestres como las de las cuevas de Beas de Segura o las de Pontones y los restos de útiles pertenecientes al Paleolítico y al Neolítico remontan la presencia humana por estos andurriales hasta la noche de los tiempos. Más tarde iberos, griegos, fenicios, romanos, visigodos y musulmanes pasaron por estas tierras, siendo la Edad Media un período de especial importancia para la zona, principalmente durante la reconquista cristiana.

Así, en estas líneas pedalearemos por importantes localidades: Segura de la Sierra, Villacarrillo (Mogón), Orcera, Hornos de Segura o Pontones serán mudos maestros de una gloriosa Historia ya lejana y de un presente no menos prometedor con el Parque Natural como blasón internacional.

Jorge Manrique, oriundo de Segura de la Sierra, con el Yelmo, emblema de la sierra, a su espalda.

De la necesidad ancestral de comunicar las distintas poblaciones nacieron los caminos que, con el tiempo, se convirtieron en esas carreteras que aguardan impacientes a los amantes de los puertos ¿A qué esperas para venir a conocerlas?

GALERÍA FOTOGRÁFICA

Alto de Navalperal por Orcera.

Alto de Navalperal por Segura de la Sierra.

Alto de Navalperal por Siles.

Puerto de Pontones por Hornos el Viejo.

La Cumbre por Hornos.

El Yelmo por Cortijos Nuevos.

Collado Agua de los Perros.

Collado de la Traviesa (Norte).

Collado de la Traviesa (Pocico).

Anuncios