Andalucía Cicloturismo

La doble eme: rutas, altimetrías de puertos de Andalucía… Y mucho más.


1 comentario

Berrocal por Rivera de Hornueco, la gema de la Cuenca Minera.

Estado del firme:***

Dureza:*

Volumen de tráfico:*

Consejos y sugerencias: la situación de Berrocal en el corazón de la sierra propicia que cualquier ruta por la zona pueda hacérsenos un suplicio, pese a que estos puertos no son gran cosa. Especial precaución hay que tener con la calor estival.

En busca de Berrocal, nos juntamos con la carretera que procede desde el río Tinto por nuestra izquierda.

No hemos terminado aún de descender Cumbres de los Bolos cuando, a punto casi de alcanzar la ribera del Tinto, al paso por un puente giramos bruscamente a la derecha y nos topamos con un durísimo repecho que nos frena en seco.

Así, de forma tan abrupta, es como comienza esta variante del ascenso a la localidad de Berrocal.

Tras la curva a derechas nos aguarda una fuerte rampa inicial.

Por suerte, verdaderamente duros serán sólo unos 500 m. iniciales de fuerte pendiente, con una rampa mantenida al 11%, porque a partir del medio kilómetro la cuesta irá cejando paulatinamente hasta permitirnos un largo descansillo.

Pronto veremos a nuestra izquierda la carretera que baja hasta el río Tinto y, por supuesto, intuimos su cauce al fondo del valle que remontamos. Estas serrezuelas de poca altitud y perfil romo, a  menudo deslucidas por los vestigios del fuego, presentan una vegetación arbustiva en medio de la que ralea una arboleda de repoblación a base de pino y eucalipto coexistente con una dehesa autóctona, algo más tupida, compuesta por encinas, alcornoques y quejigos.

Por suerte, la dureza del puerto desaparece rápidamente.

Con el cruce hacia La Picota a la vista, la carretera poco a poco retoma el sentido ascendente, aunque sin la violencia inicial. Tan sólo un kilómetro y medio nos resta hasta hacer entrada en Berrocal y lo cierto es que las rampas no son reseñables.

Tras varios giros el pueblo se muestra pura cal sobre lo alto de un cerro hermoseando con su estampa un paraje completamente apartado del bullicio de las grandes urbes. Lo cierto es que caserío nos ha parecido de lo más coqueto y muy recomendable quienes gusten de perderse por un fin de semana.

El ascenso hasta el pueblo es un mero trámite.

Además, la zona no carece de interés turístico: dólmenes, restos romanos (calzada), restos musulmanes (murallas), cercados de piedra (s. XIV), iglesias, ermitas. Y, por supuesto, un entorno natural único propiciado por el peculiar ecosistema del río Tinto.

Primera herradura a la entrada de Berrocal.

Finalmente, tras un mirador llegamos al pueblo y trazamos una curva a derechas evitando atravesar por el centro urbano. Pronto una última herradura a izquierdas nos deja en un falso llano en línea recta que, a las espaldas del pueblo, nos lleva hasta los 318 m. de cota junto a un depósito de agua.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa:

Anuncios


1 comentario

Cumbres de los Bolos, del Condado a la Cuenca Minera.

Estado del firme:*****

Dureza:*

Volumen de tráfico:*

Consejos y sugerencias: más que un puerto, se trata de una sucesión de repechos sin demasiada entidad. Que se haga duro sólo dependerá de nuestro ritmo y de nuestras fuerzas. El descenso, en cambio, nos sorprenderá por su belleza.

Por su poca entidad y escaso tráfico, Cumbres de los Bolos resulta un puerto amable para el cicloturista.

Desde la A-472 que une Sevilla y Huelva, a la altura de la Palma del Condado, parte una carreterilla estrecha en dirección norte que se introduce por un piedemonte sierra adentro. Tras los primeros repechos y culebreos alcanzamos la presa del Corumbel, que tomamos como referencia para la altigrafía, aunque el inicio del puerto lo hemos considerado algo más adelante.

Lo cierto es que ubicar el inicio de esta subida no nos ha resultado fácil sobre el terreno, así que –podríamos decir- lo hemos tenido que decidir sobre el papel. Y es que, como indicábamos en las sugerencias no se trata de una subida franca, sino de una sucesión de repechos más o menos largos y de poca entidad.

Antes de iniciar el ascenso propiamente dicho afrontaremos unos kilómetros quebrados desde las inmediaciiones de la Presa del Corumbel.

El caso es que, por otra parte, el puerto no está nada mal: el paisaje es agradable, la carretera tranquila… sin duda se trata de uno de esos puertos que sirven para calentar motores.

Finalmente decidimos señalar el comienzo tras un descenso bastante pendiente en una zona rectilínea y de escasa inclinación en contra. Realmente, no será hasta un par de kilómetros después cuando notemos que la carretera empieza a picar con más fuerza, justo al pasar un puente y trazar una curva a izquierdas.

En el ascenso se suceden repechos y descansillos de forma constante.

A partir de ese momento se sucederán los repechos, algunos de más de un kilómetro, y los descansillos. La carretera se va abriendo paso entre lomas cubiertas en los distintos tramos de eucalipto, pinos, e incluso encinas, aunque lo que predomina por encima de todo es el matorral bajo.

Camino del Alto de la Zorra con uno de los múltiples repechos a la vista.

Tras varios kilómetros de toboganes alcanzamos una zona elevada en la que, verdaderamente, cuesta bastante ubicar el punto más alto de la carretera. En primer lugar reconocemos el alto de la Zorra, ya que se ubica junto a una pista y unos senderos marcados. Los siguientes repechos, casi falsos llanos ascendentes, siguen elevando la cota máxima hasta que, por fin, se termina de situar en los 336 m. en la zona denominada como Cumbres de los Bolos.

En una zona “elevada” buscamos el punto más alto donde ubicar la cima.

Aunque la altitud no es como para tenerla en cuenta, hay que notar que pese a todo se trata de un punto bastante elevado respecto a los montes que nos circundan y, de hecho, el descenso camino de Berrocal nos ofrecerá unas magníficas panorámicas de toda la Cuenca Minera de modo que, aunque el puerto no es gran cosa, nos deja un buen regusto en el paladar.

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa (desde embalse de Corumbel):