Almería

Calar Alto por Tíjola/Bacares, Almería se reivindica.

Calar Alto por Bacares:

Estado del firme:*****

Dureza:***

Volumen de tráfico:*

Consejos y sugerencias: tan irregular como dura, pero sobre todo larguísima, la subida a Calar Alto por cualquiera de sus vertientes se las trae. Pero, sin duda, el tramo del collado del Ramal de la vertiente de Tíjola marca la diferencia con el resto. Mucho ojo con el desarrollo seleccionado.

Calar Alto, el puerto de mayor altitud de la provincia de Almería con sus más de 2.100 m. s. n. m. (Foto de Franci García).

Si algo parece escasear a lo largo y ancho de la piel de toro, eso es precisamente la presencia de grandes puertos de paso, sobre todo si acudimos a la comparación con nuestros vecinos franceses o con la envidiable orografía de “la bota” italiana. Sin embargo, sí que existen, quizás más de los que los aficionados al pedal podrían pensar. Y el puerto de Calar Alto por Tíjola es un claro ejemplo: más de 30 km. de ascenso para unos 1.500 m. de desnivel y una altitud por encima de los 2.100 m. hablan bien a las claras de lo que puede dar de sí nuestra geografía.

Avanzamos hacia Tíjola desde la A-334 por unas suaves rampas atravesando, por vez primera, el río Bacares, hasta que tomamos un primer desvío, ya en la localidad tagilitana.

Suaves rampas camino de Tíjola. (Foto de Franci García).

Aunque la aparición del hombre en la zona remonta a la prehistoria, la presencia de cartagineses y romanos está perfectamente atestiguada debido, principalmente, a la abundancia de mineral. Sin embargo, estos pueblos de sierra guardan una fisonomía esencialmente arábiga. De hecho, parte esencial de la historia de Tíjola está unida a la “Guerra de las Alpujarras”, sublevación de los moriscos que tuvo lugar entre 1668 y 1670 en la famosa serranía granadina y que se extendió también por las localidades de la Sierra de los Filabres.

Al tomar ese primer desvío, como decíamos, las rampas tornan más serias y las herraduras se van a suceder durante un kilómetro permitiéndonos contemplar la estampa de Tíjola con su blanco caserío en que ermitas e iglesias descuellan por encima del resto de techumbres.

Tras varias curvas, dejamos Tíjola a nuestros pies. (Foto de Franci García)

Tras dos km. a casi el 7% de pendiente media ganamos un primer altillo –el puerto cuenta con numerosos descansillos- y nos deslizamos hacia las inmediaciones de Bayarque.

El villorrio se presenta dividido en dos por la rambla de Bayarque, a un lado el barrio de la ermita, al otro el pueblo propiamente dicho. Las viviendas se disponen según el modo característico entre los pueblos de origen morisco: casas apiñadas y un sin fin de intrincados callejones.

Sin embargo, en nuestro pedaleo apenas sí rozamos el pueblo, concretamente su camposanto, para seguir ascendiendo nuevamente por unas duras rampas que llegarán a superar el 10%.

Bayarque queda a un lado de la carretera. (Foto de Franci García)

El tramo, corto aunque bastante duro, termina tras más de un kilómetro de ascenso en el denominado “alto del pino” no sin antes torcer una hermosísima herradura a derechas que nos obsequia con unas magníficas vistas sobre Bayarque.

Luego el ascenso torna irregular a medida en que nos introducimos plenamente en el valle del río Bacares. A los poco más de 8 km. de ascenso atravesamos nuevamente el río en una vaguada a derechas. Contrasta la vegetación de ribera con la dominante desertización de la zona, tan sólo paliada por la presencia de olivos y de frutales -reseñables son en este sentido los almendros plantados en bancales-, a más de los arbustos capaces de soportar las duras condiciones climáticas de Los Filabres. El pinar de repoblación irá ganando terreno desde este punto hasta las zonas más altas de la sierra en que predominará sobre cualquier otro tipo de vegetación.

Tras un descenso retomamos la subida entre olivos y almendros. (Foto de Franci García)

Tras el río se van a suceder varias herraduras y la carretera toma decididamente tendencia ascendente durante seis km. que se aproximan al 7% de pendiente media y que esconden alguna rampa puntual de doble dígito.

En este tramo ya vamos a ir fabricándonos una idea certera de la magnitud de la empresa que estamos afrontando: atrás queda el Valle del Almanzora flanqueado por la Sierra de las Estancias. Opuestamente, dirección sur, la garganta que excava el Bacares se presenta guardada por unos cerros cada vez más elevados.

Se abre la carretera con el valle del río Almanzora a nuestras espaldas. (Foto de Franci García)

El final de éste tramo llega tras una rampa de unos 600-700 m. al 9% que hacen buena mella en nuestras piernas y en nuestro ánimo. Por suerte, la cuesta se debilita y alcanzamos un par de km. de descansillo antes de encarar el descenso camino de Bacares.

Este pueblo serrano, de extraordinaria belleza, se ubica en una hoya en las entrañas de la Sierra de los Filabres y a las faldas de la Tetica (2.080 m.), cima de peculiar forma puntiaguda que le ha granjeado tan curioso topónimo.

Bacares, de frente, encajonado en la sierra. En la parte izquierda se puede ver la Tetica y la carretera que asciende hasta allí. (Foto de Franci García)

Su entorno es sencillamente sobrecogedor: la austeridad del paisaje; los tres cauces salvajemente excavados que confluyen en el pueblo para formar el río Bacares merced a esas poco frecuentes, aunque siempre torrenciales, precipitaciones; la cal viva que resplandece desde el caserío como una perla engastada en un medallón rimando con el blanco cortinaje del almendro durante su estación frente al parduzco color de las pizarrosas lomas que conforman los Filabres. Y el calor. Y el frío. Porque Bacares se ubica a unos 1.200 m. de altitud y en verano no está exento de los rigores de la canícula, mientras que los inviernos son secos y severos.

Este paisaje crudo, rudo, desgarrado está en clara consonancia con el siguiente trecho de ascenso: el Collado del Ramal.

Buscamos el siguiente hito del camino, el duro Collado del Ramal. (Foto de Franci García)

Al llegar al cruce de Bacares, aun tentados por la proximidad de la villa y de la carretera que trepa a base de herraduras hasta la Tetica, giramos a la derecha en pos del afamado collado. Afamado, decimos, porque ya ha sido ascendido en una carrera profesional de la talla internacional de la Vuelta a España donde su dureza no pasó precisamente inadvertida.

Podríamos definirlo como una pared y no exageraríamos un ápice. Desde el mencionado cruce debemos subir unos 5 km. a una pendiente media que supera el 9% y con abundantes rampas de doble dígito.

Rampas constantes siempre en torno al 10%. (Foto de Franci García)

Lo mejor en estos casos, nos dicta nuestra experiencia, suele ser no cebarse, engranar el desarrollo adecuado, regular las fuerzas y fijarse un objetivo a corto plazo sin pensar en que aún estamos en la mitad del puerto.

Nuestro lento pedalear va dando sus frutos poco a poco y conseguimos ganar altura sobre Bacares. Torcemos una curva a derechas muy amplia y algo más adelante una herradura a izquierdas para, tras un descansillo, afrontar el kilómetro más duro del puerto, próximo al 11% de media.

Entre pinos acariciamos la cima del Collado del Ramal en el cruce hacia Las Menas y Serón. (Foto de Franci García)

Luego ganamos un nuevo descansillo a unos 2 km. del collado y observamos una carretera que nace a nuestra izquierda. Es el camino que lleva a la hoy día abandonada aldea minera de El Cortijuelo, vestigio mudo de la actividad industrial que otrora propiciara un importante florecimiento económico y demográfico en el pueblo, hoy en retroceso.

Las rampas se recrudecen hasta alcanzar el 17% de máxima y el ya de por sí escaso curveo se va atenuando de manera que el trazado se vuelve prácticamente rectilíneo, con lo que ello supone para nuestra moral.

Al llegar al collado aún nos queda un tramo con rampas de cierta entidad. (Foto de Franci García)

Por fin coronamos en el cruce de la carretera de Serón y, tras retratarnos junto al cartel del collado, seguimos ascendiendo en pos del siguiente hito: el collado del Conde.

Pensar que ya está todo hecho sería un craso error por nuestra parte. En efecto, el kilómetro y medio que se sigue no baja del 7%, que no es poco. Sí que ganamos en un aspecto: la vegetación. Por lo menos podremos gozar de alguna sombra propiciada por el pinar de repoblación que cubre esta zona de la sierra.

Cuando a nuestra izquierda clarea la arboleda, gozamos de magníficas panorámicas del valle del río Bacares y de la Tetica. Si paramos y echamos la vista atrás, tendremos ocasión de divisar la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas además de las inconfundibles figuras del Pico de la Sagra y del Cerro Jabalcón.

Grandes vistas hacia el norte cuando la arboleda clarea. El Pico de la Sagra, al fondo, es la cumbre más alta de Andalucía fuera de Sierra Nevada. (Foto de Franci García)

A pesar de alguna rampa aislada, la pendiente irá descendiendo y se sucederán los descansillos. De hecho el collado del Conde se corona en descenso. Se ubica en una encrucijada de caminos –de tierra todos ellos menos el que nosotros seguimos- a partir de la cual se retoma el sentido ascendente de la marcha. Hasta el collado de Venta Luisa el camino sí que resulta cómodo, con rampas ligeras y descensos, e invita a recrearnos en el entorno.

Al Collado del Conde, situado en un cruce de pistas, llegamos en descenso. (Foto de Franci García)

Después de 29 km. de puerto, un reponedor trago de agua en la fuente de Venta Luisa, verdadero oasis en el desierto, consigue devolvernos el aliento para encarar el duro tramo final.

Justo un kilómetro después coronamos el collado homónimo de la fuente ya a casi 2.000 m. de altitud. Allí mismo, junto al cartel del collado, nace la carretera que nos llevará hasta el observatorio.

En Venta Luisa tomamos el cruce de la carretera que nos eleva hasta el observatorio de Calar Alto. (Foto de Franci García)

La mencionada carretera, ostensiblemente más estrecha que la anterior, gana porcentaje con rapidez situándose frecuentemente por encima del 10%. Este tramo fue asfaltado para el paso de la Vuelta a España en la etapa que se desarrolló entre Almería y la cima de Calar Alto en 2004.

A nuestra izquierda la ladera se precipita hacia abajo bruscamente. Cuando la cuesta nos deja levantar la vista, descubrimos la Sierra Alhamilla, la de Gádor y Sierra Nevada e intuimos la presencia de la ciudad del Almería a la orilla del Mediterráneo.

Rampas duras de nuevo. Al fondo se atisban la Sierra Alhamilla y, en días claros, Almería y el Mediterráneo. (Foto de Franci García)

Al suavizar las rampas, poco antes de coronar el collado denominado del Hornillo, vemos, por fin, los telescopios. Ahora sí que confiamos en que daremos cumplimiento a nuestro objetivo.

El observatorio de Calar Alto o Centro Astronómico Hispano-Alemán, fue fundado en 1973 tras un acuerdo entre las autoridades española y alemana y en la actualidad cuenta con cinco telescopios diferentes, que son visibles incluso desde los puntos más bajos de los valles del Almanzora y del Nacimiento, coronando con su blanca silueta la cresta de la sierra.

En el Collado del Hornillo se ha situado la meta cuando la Vuelta a España ha acabado en Calar Alto. Al fondo los observatorios hasta donde aún nos queda un postrer esfuerzo para llegar. (Foto de Franci García)

Un último descenso desde el collado del Hornillo nos pone al pie de la rampa final. Tras una postrera herradura a izquierdas ganaremos los primeros telescopios y luego la cima a 2.158 m. de altitud, carretera más alta de la provincia, en un entorno de otro planeta.

Después de disfrutar unos instantes repasando la ruta de este coloso, toca abrigarse para el largo y gratísimo descenso que nos aguarda ¡A gozarlo!

GALERÍA FOTOGRÁFICA.

Mapa:

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s